Tiniest Footprint™ Logo
A green icon of the world

Glosario de las toallitas de Huggies®

Hay una serie de términos técnicos que se utilizan para describir las toallitas, su composición y cómo se descomponen después de su uso. Para explicarlos más fácilmente, hemos preparado la siguiente guía.

Fibras naturales y respetuosas con la piel

Cuando decimos que las toallitas de Huggies® están hechas con fibras naturales y son respetuosas con la piel nos referimos a que sus fibras de celulosa están fabricadas a partir de pulpa de madera. Se trata de fibras que absorben con suavidad y limpian la delicada piel del bebé de suciedad y de otras sustancias irritantes.

Pulpa

La pulpa es la fibra de la celulosa y procede normalmente de la madera. Es la misma que se utiliza para los pañuelos de papel. Toda la pulpa de celulosa que utilizamos proviene de fuentes gestionadas

Celulosa

La celulosa es la materia principal que se encuentra en las paredes de las células vegetales. Es lo que hace que las plantas se mantengan verticales y fuertes.

Rayón

El rayón es una fibra artificial hecha de celulosa regenerada.

Spunlace

El spunlace es un método de adhesión de fibras que se utiliza en la fabricación de algunas toallitas. Se lanzan chorros de agua a alta presión sobre una red de fibras que se encuentra en una cinta transportadora en movimiento. El efecto del agua enmaraña las fibras y crea un textil no tejido. La mayoría de las toallitas fabricadas de esta manera contienen fibras artificiales como el rayón, y fibras de plástico, como el polipropileno o el poliéster (PET).

Coform

El término Coform indica que las toallitas de Huggies® tienen un 65 % de fibras naturales (es decir, pulpa de madera) y un 35 % de plástico. En el caso de la toallitas Extra Care de Huggies® contienen un 67 % de fibras naturales y un 33 % de plástico. Las fibras naturales aportan suavidad y las fibras artificiales añaden resistencia. Las toallitas de Huggies® son las únicas fabricadas de esta forma y estamos trabajando para eliminar el plástico para 2025 (o antes si es posible).

Biodegradación o Biodegradable

El término "biodegradación" hace referencia a la degradación química de un material por parte de microorganismos naturales como bacterias, hongos y algas. Lo que queda después del proceso es agua, dióxido de carbono o metano, materia orgánica (biomasa) y componentes inorgánicos inertes o seguros. Cuando se dice que un producto es biodegradable, es importante definir el entorno y el espacio de tiempo en el que ocurre este proceso.

Compostaje

El compostaje es un proceso de tratamiento de residuos que se utiliza para acelerar la acción de los microorganismos que causan la biodegradación. No todos los productos etiquetados como "compostables" se pueden compostar en el hogar a la temperatura en que las bacterias y los hongos existen de forma natural en el compost de casa o del jardín. Muchos productos "compostables" solo se pueden compostar bajo condiciones industriales que regulan cuidadosamente la temperatura, la humedad y los microorganismos.

Solución/Formulación

Lo que hace que la toallita esté húmeda es una solución de agua y otros ingredientes. Por ejemplo, las toallitas Pure de Huggies® contienen un 99 % de agua. La formulación hace referencia a los diferentes ingredientes de la solución. Las toallitas incluyen ingredientes que prolongan su vida útil y proporcionan una limpieza eficaz y protección para la piel, además de otros ingredientes para el cuidado de la piel (por ejemplo: aloe, vitamina E, etc.).

Reciclable

Materiales o productos que se pueden recoger o procesar para convertirlos en nuevos productos, dando una segunda vida a materiales que de lo contrario acabarían desechados como residuos.

Contenido reciclado postindustrial (PIR) o Contenido reciclado preconsumidor

La composición de un producto que contiene un porcentaje de material de desecho de fabricación que ha sido recuperado de un proceso que genera el mismo producto o uno similar.

Contenido reciclado postconsumidor (PCR)

Cuando un material o producto acabado ya ha cumplido su función y se ha desviado o recuperado de los residuos destinados al desecho, se considera como contenido "postconsumidor". Tras completar su vida útil como objeto de consumo, se puede reciclar como tal.